Sobre Can Solé

Ubicado en la calle Sant Carles 4 de La Barceloneta (Barcelona), el restaurante Can Solé lleva más de un siglo mimando las materias primas y cocinando para sus clientes.

Can Solé fue fundada en 1903 como taberna de pescadores por Josep Homs, quien dejó para su nuevo negocio el nombre del antiguo establecimiento, una tienda de aceites, jabones y alimentos propiedad de Gregorio Solé. De aquellos años de principios de siglo, el restaurante actual mantiene numerosos vestigios, como los grifos para lavar el pescado, las baldosas en sus paredes, sus mesas de mármol o un impertérrito reloj que sigue funcionando y dando las horas con milimétrica exactitud. De hecho, para memoria del pasado, la propia casa, el edificio que ocupa Can Solé, todo en ejemplo de la arquitectura de la Barceloneta de principios del siglo XX. Estas huellas de su historia hoy le dan clase y prestigio al que sigue siendo uno de los mejores establecimientos culinarios de la zona.

Fachada de Can Solé, a principios del siglo XX

Fachada de Can Solé, a principios del siglo XX

Ya alcanzó esta fama cuando empezó a servir los mejores pescados y mariscos de la ciudad, allá por la década de los 50 del siglo pasado. Poco más tarde, un jovencísimo Josep María García empezaba a frecuentar sus mesas. Quién le iba a decir que, décadas después, se haría con el timón de este barco gastronómico. Así fue en el año 1995. Desde entonces, ha luchado a diario para ensalzar la cocina marinera, la cocina mediterránea, la cocina catalana, la cocina de siempre desde este estandarte de la calidad y el buen servicio.

Un esfuerzo que ha dado sus frutos y recompensas, como la placa de honor de la Generalitat al Mérito Turístico, el Premio Nacional de Gastronomía o el Plato de Oro. Además, Josep María García es miembro de la Chaîne des Rostisseurs y pertenece a la Cofradía de l’Arròs del País Valencià. Además, el restaurante forma parte del sello Cuina Catalana.

Materia prima de calidad, especialidades de la casa

El marisco, el pescado y los arroces (con más de una docena de referencias) siguen siendo los platos fuertes de la carta de Can Solé, carta, por cierto, que disponen traducida en 8 idiomas y en braille.

Entre sus especialidades, a destacar algunos platos inamovibles de la carta –a petición de no pocos fieles comensales, como las sepietas Can Solé, al horno y con tomate; los buñuelos de bacalao y piñones; el arroz caldoso de bogavante, o el arroz a banda con vieiras; el bacalao  Can Solé; la exquisita caldereta o la sencilla sopa de cebolla con huevo y gratinada, sin olvidar la zarzuela y también una deliciosa bullabesa.

Los arroces, sus platos estrella (Foto: Enrique Marco).

Los arroces, sus platos estrella (Foto: Enrique Marco).

Y es que, a pesar del paso del tiempo, Can Solé se mantiene firme ante pasajeras modas culinarias. Sigue siendo fiel a sus principios y arraigado en una cocina de antaño, basada en la mejor materia prima y en técnicas culinarias tradicionales.

Restaurante Can Solé

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s